jueves, 6 de mayo de 2010

Las mariposas


Se la llevaron las mariposas.
Envuelta en un halo de sal y aire.
Mientras las corrientes se mezclaban en un chorro de luz azul.
Y las hormigas susurraban truenos diminutos bajo la tierra.
En los tejados brillaban las luces de un día que paría al amanecer.
Las lluvias quedaron suspendidas en las nubes que flotaban pesadas.
Miles de pájaros se elevaban sobre el lago en una décima de segundo antes de chocar contra la última flor a la derecha.
Millones de partículas de aire luchaban contra alas blancas en un vals de primavera.
Era el baile del aire.
Música lejana que me hace tornar la mente y darle cuerda a una nueva imaginación.
Como el viento levanta la arena.
Terminaciones nerviosas colocadas estratégicamente bajo las arrugas del mar, que se eleva hacia el cielo sobresaltado.
Puntos dispersos que baten contra el cristal impenetrable del firmamento, huellas azules que caminan descalzas sobre la superficie del océano.
Baile de aire. Al que juegan las mariposas.

1 sonrisas:

Samuel Leví dijo...

¡Qué lindo! Absolutamente femenino. Después de leerlo apetece un te, una terraza, unas buenas vistas, y el sonido de la naturaleza de fondo. Qué paz.

Publicar un comentario